Caminata Sagrada Baqata, despertando el territorio Mhuysqa

Caminar es una danza, un canto, un rezo por la Vida.

Por Carmiña Rojas y Dennise Dueñas

Caminando los pueblos han tejido los pasos ancestrales, recordando las rutas sagradas en donde nos reconocemos como hijos de la tierra y guardianes de la vida. En este momento de cambios de paradigma, caminamos convocando a la unidad en la diferencia, al respeto por el agua, la semilla, el bosque, la montaña y la vida de todos…..a reconocernos una familia con todo lo que existe.

Desde el Centro de este territorio Colombiano, en donde se teje el acuerdo, el Sewa en muisca, convocamos a una Caminata Sagrada en la ciudad de Bogotá (originalmente Muequetá  y luego Baqatá ), territorio que ha guardianado la mayor cantidad de páramos en el mundo, los páramos cumplen una función vital para el nacimiento y la regulación del ciclo hidrológico en la tierra, además de albergar una gran diversidad biológica alrededor de 4,700 especies diferentes de plantas y animales.

Desde este vientre de agua, mujeres, hombres, jóvenes y niños, se reunirán en un mismo sentir el de un nuevo pueblo que camina en Paz por la Vida, hacia un mismo propósito: “Manifestar en cada paso, cada rezo y cada canto nuestro amor por la Madre Tierra, por la Vida, por el despertar de la gente y del territorio”.

Este llamado a caminar viene de tiempos ancestrales, en este territorio era una ceremonia mhuysca que se llamaba “Correr la Tierra”, donde se recorrian las lagunas y los páramos haciendo ofrendas y dando gracias por la abundancia del alimento, el agua y la vida.

En estos tiempos varias generaciones, abuelas, abuelos y jóvenes, han continuado tejiendo los caminos de norte a sur y ahora continuaremos caminando juntos en conciencia. aprendiendo a caminar en unidad, por la paz, la soberanía y el buen vivir.

Ya varias caminatas rituales o sagradas se han realizado en diferentes lugares del país, sin embargo este año, para el solsticio de junio, esperamos caminar todos juntos desde diferentes puntos hacia el Centro de Bogotá encontrándonos en la Plaza de Bolivar. El recorrido incluirá  momentos de danza, de silencio, ofrendas y altares a la vida, nos entretejeremos en una gran danza de Paz Universal para finalizar. Rezo multicolor que abraza todas las culturas desde sus danzas, lenguas y tradiciones hacia el Amor y la Unidad.

Colombia será sede este año de diferentes eventos, la caminata está articulada con la Ceremonia de Solsticio de la Kiva Raíces de la Tierra, rezo del fuego sagrado de las Culturas Originarias, en el que Mayoras y Mayores de pueblos originarios se encontrarán reunidos celebrando y ofrendando juntos. La caminata se realizará en medio de la CLAP y el ECCO.

Invitamos a unirse a este propósito a quienes sientan el llamado a caminar por la Madre Tierra, a sentirse en conexión con la historia y memoria de cada territorio, reconociendo y honrando el pasado para ir amaneciendo en esta tribu multicolor, que somos todos !

CAMINATAS SAGRADAS: Una oración por los pueblos unidos por la Vida y la Paz

Movilización por la defensa de la Naturaleza y por la Declaratoria de un área protegida en la Cuenca Media del río Melendez en la Ciudad de Cali. Mas de 5000 personas caminaron en manifestación de Arte, Alegria y Paz, haciendo un llamado a los Caleños y a las autoridades del municipio para la conservación de nuestras cuencas hídricas.

 

 

LA KIVA: EL FUEGO QUE REÚNE LOS DEMÁS FUEGOS

En primer lugar agradecemos al gran espíritu esta oportunidad de encontrarnos, reunirnos y compartir conocimiento desde el fuego sagrado con abuelos y abuelas, sabedores y emisarios de comunidades ancestrales de diferentes partes del país.

La kiva es un fuego que convoca a otros fuegos; es una visión del “Tigre Pérez” y esta tradición, que ya cumple este año en México 25 años, fue traída a Colombia por Nubia y Heriberto de “Raíces de la tierra”. Esta es la tercera de cuatro que se deben cumplir en nuestro territorio Colombia.

Como ceremonia es un altar que se levanta por debajo del nivel de la superficie terrestre; con cuatro altares a las cuatro direcciones, a los cuatro abuelitos elementales y con el fuego en el centro. Allá, solo se baja a poner el rezo, agradecer y también pedir. Se abre durante los cuatro días con un temazcal de dos puertas, luego nos reunimos en la Kiva para bajar y hacer el rezo de la mañana; y en la tarde antes de que se cierre el día, con los últimos rayos del padre sol se baja otra vez a poner el rezo para luego cerrar con un temazcal dedos puertas. Durante el resto de las horas del día y parte de la noche se programaron actividades que surgieron en el evento como canto al agua, limpieza de vientre y bendiciones de útero y varios círculos de palabra con los abuelos y representantes de comunidades ancestrales.

Nosotros fuimos invitados como abuelos del “Llamado de la Montaña” (tarea que asumimos con honor, respeto y compromiso) y portadores de la  palabra mestiza. Desde este lugar, contribuímos con diferentes intervenciones en los círculos de palabra; haciendo algo de historia y profundizando en la esencia de lo que se ha convertido este llamado; pero sobre todo lo que significaría el siguiente Llamado de la Montaña en la comunidad indígena Misak, donde nosotros somos los tejedores o el puente entre comunidades ancestrales y otras organizaciones conscientes donde el propósito  que nos une es nuestra MADRE TIERRA. En este tejido del que hablamos tuvimos la oportunidad de tejer palabra con Muiscas, Cofanes, Kansá, Uwa, Wiba, Arhuaco, Misak, Nasa, Yanacuna, de la Orinoquia y otros que se nos escapan de la memoria.

Por: Deyanira Susa Monroy y Bahamar Rivera Marín

Mantiendo el Ritmo del Movimiento Social en Colombia

En enero de este 2015, al sur de Colombia, en el corazón del conflico armado, se dieron cita ecoaldeanos, indígenas, afrodescendientes, campesinos y citadinos, para danzar bajo el ardiente sol que coronaba las montañas de Guambia, territorio del pueblo Misak. Allí nos encontramos para celebrar la IX versión del Llamado de la Montaña, el encuentro anual más importante de CASA Colombia.

Durante 5 días, mayores y jóvenes se reunieron a crear, visionar, conversar, trabajar juntos y aprender formas de unión en la diversidad, sumergidos en el azul y el magenta de los trajes, la minga y el Tampal Kuari de la tradición Misak.

El Llamado de la Montaña fue convocado por primera vez por RENACE –Red Colombiana de Ecoaldeas- y hoy es organizado por CASA Colombia –Consejo de Asentamientos Sustentables de las Américas-. Este evento se ha realizado cada año desde el 2006, cuando por primera vez, pioneros del movimiento de ecoaldeas del país, se reunieron a compartir, reconocerse y explorar maneras de impulsar el movimiento social.

El encuentro se mantuvo como un espacio que convocó principalmente personas de ecoaldeas. En el 2012, RENACE quizo articular redes nacionales de asentamientos sustentables en todo América y, así, por primera vez, se implementó el consejo de visiones como metodología para organizar el encuentro en tiempo real entre diferentes sectores sociales, pero más importante aún, como propuesta pedagógica para articular un movimiento social.

Allí, el Llamado de la Montaña fue el terreno fértil para el nacimiento de CASA Continental, inspirado en el movimiento de ecoaldeas en todo América y, al mismo tiempo, reconociendo el reclamo de diferentes iniciativas –urbanas, redes, personas actuando desde diferentes campos de acción convencionales- por una identidad más amplia que les permitiera sentirse convocados y parte del mismo movimiento de transformación social.

Ese Llamado en el 2012, fue un encuentro iberoamericano, que reunió alrededor de 450 participantes de 22 países. La construcción de la maloka PanBa’Sa fue uno de los productos de la realización de esta versión en la Ecoaldea Atlantida. En el 2013, fue evidente la necesidad de conectarse más con las iniciativas locales en las diferentes regiones del país, y así el Llamado fue a hacer acupuntura a 4 regiones con encuentros en paralelo en 4 lugares: en las tierras de Eje Cafetero en la Ecoaldea Antharakana, en la zona centro en la Ecoaldea Aldeafeliz, al suroccidente en el colegio de pedagogía alternativa Colegio Ideas y al noroccidente en el Campo Escuela del Movimiento Exploradores.  En el 2014, una vez más en un solo encuentro, se dio el Llamado en la Ecoaldea Varsana de la Comunidad Krishna, fortaleciendo así la colaboración con la el Pacto Mundial Consciente y la Misión Vrinda en Colombia. Ese 2014, con alrededor de 380 participante de 10 países el Llamado tuvo una fuerte invitación entre nacionales y personalidades de la agenda pública nacional como políticos, líderes espirituales, representantes de ongs, entre otros, se unieron al encuentro y fueron anfitriones de conversaciones alrededor de temáticas como la minería y las leyes de tenencia de tierras. Justamente, esas conversaciones fueron la tierra fértil para el siguiente movimiento.