Mantiendo el Ritmo del Movimiento Social en Colombia

En enero de este 2015, al sur de Colombia, en el corazón del conflico armado, se dieron cita ecoaldeanos, indígenas, afrodescendientes, campesinos y citadinos, para danzar bajo el ardiente sol que coronaba las montañas de Guambia, territorio del pueblo Misak. Allí nos encontramos para celebrar la IX versión del Llamado de la Montaña, el encuentro anual más importante de CASA Colombia.

Durante 5 días, mayores y jóvenes se reunieron a crear, visionar, conversar, trabajar juntos y aprender formas de unión en la diversidad, sumergidos en el azul y el magenta de los trajes, la minga y el Tampal Kuari de la tradición Misak.

El Llamado de la Montaña fue convocado por primera vez por RENACE –Red Colombiana de Ecoaldeas- y hoy es organizado por CASA Colombia –Consejo de Asentamientos Sustentables de las Américas-. Este evento se ha realizado cada año desde el 2006, cuando por primera vez, pioneros del movimiento de ecoaldeas del país, se reunieron a compartir, reconocerse y explorar maneras de impulsar el movimiento social.

El encuentro se mantuvo como un espacio que convocó principalmente personas de ecoaldeas. En el 2012, RENACE quizo articular redes nacionales de asentamientos sustentables en todo América y, así, por primera vez, se implementó el consejo de visiones como metodología para organizar el encuentro en tiempo real entre diferentes sectores sociales, pero más importante aún, como propuesta pedagógica para articular un movimiento social.

Allí, el Llamado de la Montaña fue el terreno fértil para el nacimiento de CASA Continental, inspirado en el movimiento de ecoaldeas en todo América y, al mismo tiempo, reconociendo el reclamo de diferentes iniciativas –urbanas, redes, personas actuando desde diferentes campos de acción convencionales- por una identidad más amplia que les permitiera sentirse convocados y parte del mismo movimiento de transformación social.

Ese Llamado en el 2012, fue un encuentro iberoamericano, que reunió alrededor de 450 participantes de 22 países. La construcción de la maloka PanBa’Sa fue uno de los productos de la realización de esta versión en la Ecoaldea Atlantida. En el 2013, fue evidente la necesidad de conectarse más con las iniciativas locales en las diferentes regiones del país, y así el Llamado fue a hacer acupuntura a 4 regiones con encuentros en paralelo en 4 lugares: en las tierras de Eje Cafetero en la Ecoaldea Antharakana, en la zona centro en la Ecoaldea Aldeafeliz, al suroccidente en el colegio de pedagogía alternativa Colegio Ideas y al noroccidente en el Campo Escuela del Movimiento Exploradores.  En el 2014, una vez más en un solo encuentro, se dio el Llamado en la Ecoaldea Varsana de la Comunidad Krishna, fortaleciendo así la colaboración con la el Pacto Mundial Consciente y la Misión Vrinda en Colombia. Ese 2014, con alrededor de 380 participante de 10 países el Llamado tuvo una fuerte invitación entre nacionales y personalidades de la agenda pública nacional como políticos, líderes espirituales, representantes de ongs, entre otros, se unieron al encuentro y fueron anfitriones de conversaciones alrededor de temáticas como la minería y las leyes de tenencia de tierras. Justamente, esas conversaciones fueron la tierra fértil para el siguiente movimiento.