Homenaje en vida a Gustavo Lerner

Por Raymond Lodge

Gustavo Lerner
Gustavo Lerner

Fue por el año 1996 que siguiendo al equipo de sus amores River Plate, este argentino visionario, tozudo y amistoso llegaba a Chile. Al parecer fue amor a primera vista ya que ese mismo año se instalaba en nuestro país y junto a un amigo comenzaban su aventura con una pizzería. En este espacio nos comenzó a demostrar su amor por los animales adoptando a Risas, su fiel amigo perruno que lo acompañó hasta hace un par de años.

Con el correr del tiempo su vida dio un vuelco y decidió vender su restaurant para iniciar un camino  ligado a la naturaleza, tomó su primer Curso de Diseño de Permacultura  en la Ecovilla Gaia en Argentina, participó del Llamado del Cóndor en Perú, y luego del Llamado del Beija Flor en Brasil.  Todas estas herramientas, experiencias e inspiraciones las transformó en el Ecocentro Eluwn en la zona centro de Chile, una gran aventura en la que se embarcó también Margarita, su mamá.

Eluwn, voz del mapudungun  que en su traducción significa “darse mutuamente” es fiel reflejo de lo que Gustavo predica y practica, un espacio pionero por el cual hemos pasado ya sea como talleristas, participantes de cursos, visitantes o voluntarios muchos de los miembros de proyectos de ecoaldeas y de redes similares que hoy existen en Chile.  Durante estos 10 años Eluwn y sus anfitriones han sido testigos de miles de gratas conversaciones, anécdotas e inspiración para nuevos tejedores de sueños.

Los Llamados de Perú y Brasil fueron la motivación para que Gustavo junto a otros compañeros se lanzaran a realizar el 2008 el 1er Encuentro Bioregional en Chile, “El Llamado del Espino”, espacio donde empieza a gestarse la hoy Red de Ecoaldeas de Chile – EcoChile, un movimiento sólido, con relaciones profundas que se han consolidado a lo largo de estos años.

Gustavo Lerner en Taller de Permacultura para Todos

En estos días que corren de marzo y luego de un devastador incendio, Gustavo y toda la familia Eluwn están sufriendo. El fuego no ha dejado ninguna construcción en pie, y Gustavo tratando de salvar a sus mascotas ha resultado con quemaduras graves que lo mantienen estable, pero en estado crítico de salud. Esta noticia nos ha golpeado duro, hondo, en el corazón de nuestro movimiento, pero al mismo tiempo ha despertado una cadena de ayuda pocas veces antes vista. Sin duda Gustavo y el Ecocentro Eluwn están cosechando lo que sembraron por tantos años y con tanto amor, una vuelta de mano traducida en luz, en sanación, en apoyo, en esperanza,  todo un conjunto de sensaciones y contención que a la vez le llegan a su compañera Paula, a su madre Margarita y a toda la familia de Eluwn.

Los invitamos a sumarse a esta gran cadena de sanación y amor para que éste, su partido más difícil, lo pueda ganar.